Monarquía de Navarra

Parece que el pueblo propiamente dicho, en su asentamiento y denominación actuales, nació en torno al año 1000 de la mano de la monarquía navarra de los Jimena o Abarca que, recién instalada en Nájera por reconquista a los musulmanes, se esforzaba en esos años por controlar el alto Najerilla en pugna con los condes de Castilla,.

Durante un siglo aproximadamente Matute formará parte de una línea fronteriza resguardada por una red de castillos que, en su caso, se correspondía con el de Tobía, edificio de origen incierto, tal vez de época romana o musulmana, que todavía conserva el arranque de su pared meridional, donde según la Crónica Najerense estuvo preso el conde castellano Fernán González, aunque el poema homónimo lo encierra en el de Castroviejo, y desde el que un delegado real, de los Jimena navarro-najerinos primero y a partir de 1076 de los castellanos, dominará la zona a título de señor. Será también esa situación fronteriza, dado el riesgo que entrañaba habitarla por las continuas incursiones de unos y otros y la probable consecuencia de un bandolerismo de guerra, la que decida a los reyes a favorecer su repoblación con concesiones y ventajas además de procurarse el beneplácito eclesiástico, en cuanto más importante valedor de la época, animando a crear monasteriolos (Sta. María de Certún, S. Cristóbal de Tobía), iglesias (S. Román, S. Miguel) y ermitas (S. Andrés en La Peñuela, S. Quirico en el monte y otras desaparecidas o reconvertidas). Es así que los primeros pobladores de Matute, seguramente una mezcla de foráneos y descendientes de los ancestrales berones e hispanorromanos, gozarán desde el principio de la condición de libres y dispondrán de unos fueros o derechos especiales como atestiguan algunos documentos:

"omnes Matutensi concilio" (todos los de Matute en asamblea o concejo), dirá la referencia más antigua, de hacia 1010, conservada en el cartulario de San Millán de la Cogolla, al escriturar la venta de una viña a favor de ese monasterio y donde los matutinos figurarán como testigos a título de "concilio", organismo de gobierno de la época, especie de Ayuntamiento, potestativo sólo de quienes gozaban de la condición de libres.

"et dono vobis eos foros quos habent vestri vecini de Mathuto" (y os concedo los Fueros que tienen vuestros vecinos de Matute), señalará en 1149 un decreto del rey Alfonso VII de Castilla a favor de Villanueva, pueblo limítrofe del que hablaremos más adelante, por el que indirectamente sabemos de la existencia en Matute, seguramente desde su fundación, de unos fueros o derechos de sus habitantes que, en opinión del medievalista matutino Fco. Javier García Turza más que de una ley específica se trataría "de un conjunto de usos y costumbres", lo que no era poco si tenemos en cuenta que las poblaciones del entorno (Anguiano, Villaverde, Pedroso, Ledesma, Bobadilla) no sólo no los tenían sino que estaban sometidos en calidad de siervos a monasterios o a señores nobiliarios.

Contacto

Plaza Esteban Manuel Villegas, Nº 2.

941 37 42 25

ayuntamiento.matute@gmail.com

Horario de atención al público: Lunes a viernes de 09:00 a 14:30 horas.